VAGINISMO TRATAMIENTO CON BOTOX

Vaginismo tratamiento


¿Vaginismo, que es?

El vaginismo es una de la disfunciones del suelo pélvico con mayor porcentaje de resultados satisfactorios. Siendo una contracción que es inconsciente y también totalmente involuntaria de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, estos provocan un cierre parcial o total de la vagina, causando incomodidad, dolor, ardor, en las relaciones sexuales o coito.

El vaginismo puede bien aparecer en la adolescencia, cuando se intenta mantener relaciones sexuales, simplemente al tratar de introducir un tampón en la vagina, o incluso cuando se acude por primera vez a una revisión o chequeo ginecológico. Cuando el vaginismo es secundario la edad es mucho más variable.

¿Cuantos tipos de vaginismo existen?

Nos referimos a un vaginismo primario, en el caso de que la mujer no haya sido capaz de mantener relaciones sexuales sin dolor, cuando es provocado por las contracciones de los músculos del suelo pélvico. 

Por el contrario denominamos un vaginismo secundario, cuando la mujer siempre llevo una vida satisfactoria y normal, pero debido a una serie de acontecimientos traumáticos psíquicos o físicos, como podría ser una violación, parto, cirugía, cambios durante la menopausia, originan el espasmo muscular en el suelo pélvico. 

Repercusión en las relaciones de pareja

La alteración tiene una repercusión negativa indudable en cualquier relación de pareja, ya que delimita algunas practicas sexuales, o incluso la inviabilidad de ser padres de una forma natural. También ocasiona desgaste tanto para ambos miembros de la pareja o individualmente.

Es fundamental la forma de reaccionar de la pareja con comprensión y paciencia, para no agravar el problema, ya que una mala actitud frente a la mujer puede provocar que pasemos de un vaginismo a una aversión completa al sexo.

Síntomas del vaginismo

Siempre van a variar dependiendo de la intensidad de la contracción de los músculos que puede ser involuntaria o aparecer repentinamente, pudiendo ir desde una leve sensación de ardor hasta el cierre total de la abertura de la vagina.

Estos síntomas pueden ser:

  • Durante la relación sexual tensión muscular, ardor, picor
  • imposibilitar la penetración debido al dolor
  • Incomodidad continua en las relaciones sexuales
  • Incapacidad de poder insertar un tampón en la vagina
  • Problemas ante un chequeo o revisión ginecológica 
  • Incapacidad de experimentar orgasmos por el dolor o el miedo a un espasmo repentino

Causas del vaginismo, psíquicas y físicas

El origen normalmente es una combinación de causas psíquicas y físicas, generando confusión en la mujer, que muchas veces no llega a entender por qué le ocurre eso a ella.

En el momento que el cuerpo se anticipa al momento de dolor es cuando se produce la contracción de los músculos de la vagina de forma totalmente inconsciente, cerrándose e intentando evitar lo que va a causar la incomodidad o dolor durante la penetración. Esto genera un circulo vicioso, creándose resistencia a mantener relaciones sexuales, ansiedad y frustración que llegara a inhibir el deseo sexual.

Causas psíquicas

  • Ansiedad o estrés por experiencias negativas previas, traumas, negatividad hacia el sexo
  • Cualquier tipo de temor a quedarse embarazada, al rechazo, a no estar a la altura
  • Problemas de pareja por desconfianza, desapego, etc.
  • Traumas por abusos sexuales, violencia de género sufridos por la mujer o en su entorno
  • Negatividad al sexo por una educación sexual inadecuada

Causas físicas

  • Cambios hormonales
  • La menopausia
  • Cualquier cirugía pélvica
  • Falta de estimulación o lubricación
  • Utilización de algunos medicamentos
  • Violaciones, abusos tanto sexuales como físicos
  • El parto, cesáreas, abortos, episiotomías
Vaginismo tratamiento con botox
El tratamiento del vaginismo normalmente, trata de instaurar algunas series de habilidades y reeducar los músculos del suelo pélvico para que puedan de una manera controlada responder positivamente ante cualquier estímulo sexual.
En nuestro centro somos conscientes de que el vaginismo puede responder a terapias psicológicas con unos resultados muy favorables, aun a si vamos a centrarnos y enfocar el tratamiento con el botox (toxina botulínica).
El botox hoy en día se utiliza para solucionar muchos problemas, migrañas, reducción de líneas faciales, dolores crónicos, trastornos de la articulación temporomandibular, dolor de vejiga, vaginismo siempre debido a que este paraliza los músculos en los que es inyectado, impidiendo contraer los músculos bien consciente o inconscientemente, reduciendo la tensión en los músculos problemáticos eliminando o calmando el dolor.
A este respecto en cuanto a solución, tenemos que ser serios y decir que  el botox no es que este en la primera línea como tratamiento para el vaginismo, sin embargo puede tener efectos muy positivos para el paciente.
El botox se inyecta en múltiples áreas del musculo bulboesponjoso, siendo este músculo el que envuelve la entrada a la vagina. También según las necesidades las inyecciones se pueden utilizar para relajar otros músculos, siempre y cuando estén causando los espasmos vaginales. 
Utilizamos bajas dosis de botox, siendo el tratamiento completamente seguro. Transcurrido unos días de la inyección, en la vagina los músculos se relajarán completamente, de este modo, podrá mantener relaciones sexuales satisfactorias sin miedo al dolor durante la penetración 

 

Vaginismo tratamiento con Botox y su  precio en nuestro centro de Madrid

Lo ideal es que solicites una consulta informativa gratuita y valorativa para que la Dra. Herrero pueda indicarte las pautas, a si como darte un presupuesto del tratamiento del vaginismo con Botox en nuestro centro de Madrid

Recuerda, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros, ¡Tu consulta informativa con la Dra. Herrero es gratuita!

 SI LO DESEAS TE LLAMAMOS