DOLOR EN LAS RELACIONES SEXUALES

Dolor en las relaciones sexuales


Relaciones sexuales dolorosas

El dolor en las relaciones sexuales es un problema que afecta a muchas personas en nuestro pais, aunque a menudo se mantiene en silencio debido a la vergüenza o el estigma asociado. Sin embargo, es importante abordar este tema de manera abierta y comprensiva para que las personas que lo experimentan puedan buscar ayuda y encontrar soluciones. 

Causas del dolor en las relaciones sexuales

Causas médicas 

Algunas afecciones médicas más comunes, que pueden contribuir al dolor durante las relaciones sexuales son la endometriosis, el vaginismo, dispareunia o incluso la sequedad de la vagina en la mujer.

Causas Psicológicas

Estrés, la ansiedad, los traumas pasados ​​y otros factores emocionales pueden afectar la experiencia sexual y causar dolor.

Causas de infecciones y enfermedades de transmisión sexual

Candidiasis o la vaginosis bacteriana, pueden causar molestias durante el acto sexual.

Dolor en el coito síntomas

Los síntomas siempre va a variar de una persona a otra, lo que si es cierto que el dolor puede oscilar de leve a incluso grave, estos sintomas pueden incluir, dolor simplemente al colocar un tampón, en un examen ginecológico experimentar dificultad, picazón o ardor durante las relaciones sexuales, penetración imposible o difícil, dolor a largo plazo sin una causa conocida, incapacidad de experimentar un orgasmo por el dolor o miedo a sentir un espasmo repentino. El espasmo muscular o contracción involuntaria, puede aparecer repentinamente mientras se mantienen relaciones sexuales o también durante todo el acto sexual.

¿Porque aparece el dolor?

En muchas ocasiones el dolor que experimenta la mujer durante la penetración, puede deberse a varios  factores. 

Cambios hormonales: Los cambios en los niveles hormonales, como los que ocurren durante la menopausia, pueden afectar la producción de lubricación vaginal.

Medicamentos: Algunos medicamentos, como los antidepresivos, los antihistamínicos y los anticonceptivos orales, pueden tener como efecto secundario la disminución de la lubricación vaginal.

Estrés y ansiedad: El estrés y la ansiedad pueden afectar la respuesta sexual y reducir la lubricación vaginal.

Falta de excitación: La falta de estimulación adecuada y la falta de excitación sexual pueden resultar en una lubricación insuficiente.

Problemas de salud: Algunas condiciones médicas, como la diabetes, la enfermedad de Sjögren o la deshidratación, pueden interferir con la lubricación vaginal.

Lesiones, traumatismos:  Suelen ser debidos a irritación o lesiones por algun accidente, durante el parto cuando se agranda el canal de nacimiento (episiotomía), o simplemente después de una cirugia pélvica.  

Infección o trastornos el la piel: En la zona genital o en las vias urinarias, cuando hay una infección puede ser la causa en las relaciones sexuales con penetracción de dolor. También puede ser debido a problemas en la piel de la zona genital de la mujer.

Vaginismo: Los espasmos involuntarios de los músculos de la pared vaginal pueden causar dolor durante la penetración.

En nuestro centro, tratamos el dolor, cuando se trata de vaginismo o sequedad vaginal.

Vaginismo causas

Alguno de los mitos que hay que desterrar por completo, es el de que, la causa es debido a una vagina estrecha o pequeña, las mujeres con este problema, tienen el mismo tamaño de la vagina que otras mujeres, aunque los músculos internos son propensos a la contracción involuntaria.

Existen dos tipos de causas, psicologícas y orgánicas, las psicologícas son las más frecuentes estando detras de la mayoria de problemas de vaginismo. Las orgánicas representan alrededor de un 10 % del vaginismo. 

Causas psicologícas del vaginismo

  • Valoraciones negativas en la educación familiar como relaciones sucias, dañinas, peligrosas  o pecaminosas.
  • Alguna experiencia sexual traumática ( incesto, agresión sexual, violación).
  • Una valoración de nuestra propia imagen negativa.
  • Tener miedo excesivo a quedarse embarazada.
  • Una actitud erotofóbica como miedo al sexo.

Cuando hay dolor durante la penetración

  • Estenosis, cuando verdaderamente existe un estrechamiento del conducto vaginal.
  •  Menopausia y posibles cambios hormonales.
  • Endiometrosis o enfermedades de transmisión sexual.
  • Tumores pélvicos.
  • Inflamación de la pelvis.
  • Himen hipertrófico rigido o inflexible.
  • Carúnculos uretrales.
  • Hemorroides.
  • Partos con complicaciones o dolorosos.
  • Relajación de los ligamentos uterinos.
  • Inadecuada lubricación vaginal.
  • Metodos anticonceptivos.
  • Jabones o desodorantes intimos.

Tipos de vaginismo según su intensidad

  • Leve: La mujer no puede mantener relaciones con coito, pero por el contrario si puede mantener otro tipo de relaciones sexuales.
  • Moderada: No es posible la penetración, pero si se siente placer durante los juegos preliminares o eróticos.
  • Grave: Rechazo con todo lo que tenga que ver con el sexo. incapacidad de introducir el pene en la vagina.
  • Muy grave: Intenso miedo o pánico cuando se prevee una relación sexual.

Tipos de vaginismo según su dimensión

  • Primario: No se ha mantenido nunca relaciones sexuales sin dolor.
  • Segundario: En alguna epoca se han tenido relaciones sexuales sin dolor, pero ahora ha dejado de ser así.
  • Situacional: En función de la pareja y tipo de posturas, en algunas ocasiones se puede y en otras no.
  • Generalizado: No se puede introducir absolutamente nada en la vagina (siendo la más frecuente).

Tratamiento del vaginismo

Desde hace bastante tiempo los tratamientos para curar el vaginismo han sido multiples, en nuestra clínica somos conscientes que el problema puede responder a terapias psicológicas, o ejercicios de control pélvico con unos resultados muy satisfactorios y excelentes. Aunque no sean los tratamientos que realizamos.

Nuestro tratamiento represanta una alternativa más a los tratamientos convencionales, y se propone como alternativa para el tratamiento del vaginismo cuando el resto de los tratamientos han fallado.

Previamente se trabaja con una pomada anestésica local y se administra a través de inyecciones con una aguja muy fina en los músculos más importantes de la vagina, de esta manera se interrumpe la información en la placa nerviosa, de forma que el músculo que ha sido infiltrado se contrae más débilmente o no llega a contraerse, rompiendo el circulo vicioso de miedo, contracción, dolor, actuando como un relajante muscular durante la penetración.

Los efectos una vez realizado el tratamiento, suelen aparecer entre las 48 a 72 horas, siendo sobre los diez días cuando se observan los efectos totales. Es un tratamiento indoloro, seguro y efectivo, siendo necesario de 1 a 3 sesiones, para una solución dependiendo siempre del grado de vaginismo.

Cuidados previos al tratamiento
No son necesarios cuidados previo para este tratamiento, no necesitas ni pruebas alérgicas, analíticas o cualquier otra. 

Duración del procedimiento

Por lo general el procedimiento tiene una duración de 15 a 30 minutos, siempre dependiendo de cada persona. Una vez finalizado te puedes incorporar de inmediato a tu vida normal, sin signo o señales de haber realizado este. Teniendo una durabilidad de 4 a 6 meses.

Se siente dolor durante el tratamiento o las inyecciones

El tratamiento es indoloro completamente, podrás sentir alguna molestia sin más, de cualquier forma siempre se aplica una crema anestésica en la zona.

Vaginismo precio del tratamiento en nuestro clínica

Puedes solicitar una consulta informativa gratuita, sin ningún tipo de compromiso, para que la Dra. Herrero pueda valorar tu problema. En esta consulta podrás recabar toda la información que necesites y resolver todas tus dudas. 

Quizás te puede interesar